A través del juego, las mamás y los papás podemos fortalecer las capacidades de nuestros hijos. Los juegos de estimulación temprana los podemos incorporar en nuestro día a día, y además de ver el impacto positivo que tendrá en el desarrollo del niño, será una forma divertida y enriquecedora tanto para los niños como para los padres.

niños blog

Los primeros 5 años de vida son los más importantes para el desarrollo del cerebro, especialmente los 3 primeros. Los estímulos que les demos en los 5 primeros años son fundamentales para desarrollar sus sentidos, movimientos, pensamientos y aprendizaje.

Los niños necesitan ejercitar su motricidad fina, imitándonos y utilizando objetos que usamos a diario. Uno de estos ejercicios puede ser tender la ropa. Les ponemos unas pinzas y en un cesto, un poco de ropa que les sea sencilla para tender y, ¡a practicar!, y si no llegan al tendedor, se les puede colocar una cuerda a su altura o entrenar al principio con un vaso, y colocar la pinzas alrededor del canto. Con este ejercicio fortalecen los dedos, la coordinación ojo-mano y la habilidad manual.

Otro ejercicio muy cotidiano y en el que pueden ayudarnos los niños, ordenar los calcetines. Muy a menudo nos toca recoger la colada y ellos se pueden ocupar de los calcetines. La selección es una actividad que les gusta mucho y les gratifica, ya que se corresponde con su necesidad de clasificar y ordenar. Les enseñaremos que van de dos en dos y deberán juntar cada par. Luego podrán colocarlos en su cajón.

Otra actividad cotidiana, hacer la colada! Colocaremos dos palanganas, una con agua y jabón para que laven ropa pequeña, trapos… y otra solamente con agua para aclarar. Les enseñaremos a los niños como hacerlo, primero frotar la ropa, luego aclarar y por último escurrir, y luego si lo desean pueden hacerlo ellos mismos.

Depende del desarrollo de cada niño, pero hasta los 3 años los niños necesitan ayuda de un adulto para realizar este tipo de actividades.